Qué es el clima laboral y cómo mejorarlo

Actualizado: 11 abr



¿Cómo se siente el espacio en el que trabajo? ¿Es un lugar agradable o tenso? ¿Cómo es el trato que recibo por parte de mis compañeros? ¿Siento motivación y compromiso por la empresa? ¿Me es satisfactoria la retribución que percibo por los servicios que ofrezco? Estas y otras preguntas están relacionadas con el clima laboral. Pero qué es exactamente.


¿Qué es el clima laboral?


El clima laboral se puede definir como un conjunto de elementos que influyen en el ambiente de trabajo. Estos elementos se pueden percibir de manera explícita o implícita por las personas que integran la empresa e influir en su comportamiento y estado de ánimo. Su mejora influye positivamente en la satisfacción del cliente interno de la empresa.


El clima laboral se alimenta de factores ligados a la cultura laboral de la empresa, sus formas de realizar los procesos y la manera en que orientan a los empleados para lograr resultados.

Además, también juega un rol importante la personalidad de cada individuo que ahí labora, que aunque sea un factor independiente a la marca o el negocio, también impacta de manera significativa en las relaciones interpersonales del equipo.


Factores que influyen en el clima laboral


Relaciones jerárquicas


Es común que la comunicación se comience a fracturar y el ambiente se tense cuando el colaborador tiene la percepción de que no está recibiendo la información necesaria para realizar su trabajo, o que su jefe en turno no tiene las herramientas para guiarlos.


Si un colaborador pierde el respeto o la confianza por la labor que realizan sus superiores es posible que contagie esta percepción a sus colegas y que el ambiente rápidamente cambie.

Por esta razón es importante que los estándares de calidad estén aplicados en todas las áreas, independientemente de su rango jerárquico, ya que todos suman o restan en la salud del ambiente laboral.


Trabajo en equipo


Si bien, cada departamento juega un rol para alcanzar las metas de la empresa, es importante cuidar que no se aíslen, pues esto podría generar una sensación de división y entorpecer los procesos de trabajo.


Fomentar una visión de trabajo en equipo ayuda a tener colaboradores más conscientes de sus responsabilidades, con mayor disposición a solucionar los imprevistos y con un mejor rendimiento.


Diseño del lugar de trabajo


El espacio de trabajo de una empresa es una extensión de la personalidad de la misma, ya que en cada detalle del lugar puede percibirse su cultura organizacional, el cuidado que se tiene por los empleados y elementos ligados a la creatividad.


Algunos aspectos a considerar incluyen la seguridad de las instalaciones, el tipo de iluminación, el estado del equipo de trabajo, la limpieza de cada espacio, si existen lugares destinados al esparcimiento o descanso, etc.


Cuidar del espacio físico en el que se desenvuelven los trabajadores ayuda a generar un ambiente laboral más ameno, de tal manera que el colaborador sentirá agrado de dedicar tiempo a estar en la empresa en vez de pensar constantemente en el horario de salida.


Estilo de liderazgo


Existen diversos estilos de liderazgo, pero hay algunos que pueden llegar a ser nocivos para el buen funcionamiento de una empresa. Por ejemplo, el estilo autoritario, en el que el poder de decisión recae en una sola persona y esta toma decisiones sin considerar la experiencia y visión de los otros miembros del negocio. Esta forma de accionar lastima la confianza de los colaboradores y la credibilidad de la empresa.


Es importante tener las herramientas necesarias para ser un buen líder, uno que guíe y oriente a su equipo para alcanzar los resultados, en vez de ser un jefe que sólo exige o soluciona reaccionando a los errores y no a una estrategia.


Retribución e incentivos


¿Cómo se siente el empleado respecto a lo que hace? ¿Considera que recibe un pago justo a cambio del servicio brindado? La retribución es un aspecto fundamental que impacta en el clima laboral de una empresa.


Cuando un colaborador tiene la idea de que recibe muy poco, naturalmente se planteará la idea de buscar un lugar que le brinde mejores oportunidades. También es probable que comparta esta opinión con otros colegas y ello influya en el nivel de satisfacción general.


Es necesario tener políticas claras que procuren pagos justos e incentivos que fortalezcan la productividad, ya que estas medidas impactarán de manera positiva en la solidez del equipo.


Al evitar la rotación constante del equipo se fomentan lazos de comunicación estables, un conocimiento más profundo de la empresa, y por ende, mejores resultados.


Percepción de la marca


Así como se crea una imagen de la marca hacia el exterior, también se construye una al interior.


En este aspecto, la falta de congruencia entre lo que se muestra al cliente externo y lo que se hace dentro de la empresa puede lastimar la percepción que la o el colaborador tiene sobre la marca.


Es benéfico diseñar experiencias de usuario al interior de la empresa, en las que se busque generar momentos gratificantes para quienes laboran en ella. Cuando un colaborador está orgulloso de la empresa en la que labora naturalmente se vuelve un promotor de la marca.


¿Cómo se mide el clima laboral de una empresa?


Una de las herramientas más utilizadas, por la información que brinda, son las encuestas de experiencia de usuario enfocadas al cliente interno.

Una encuesta bien estructurada, que tome en cuenta la mayor cantidad de variables, puede dar una ruta muy clara de qué se debe cambiar para tener un mejor clima laboral.


Por otra parte, se encuentran las entrevistas individuales y los focus group. A diferencia de las encuestas, las entrevistas —grupales o individuales— brindan la oportunidad de observar el lenguaje corporal y estado de ánimo del colaborador.

En este caso es importante contar con personas capacitadas para guiar la entrevista, que puedan detectar los aspectos más sensibles y profundizar en ellos, y que, además, fomenten la confianza y el respeto en todo momento.


¿Cómo podemos usar esa información para mejorar el clima laboral?



Es importante mantener una postura neutral y recabar información, y desarrollar el plan más óptimo para la mejora del clima laboral.


Una vez que se detecten los aspectos que podrían funcionar mejor, se pueden crear estándares de calidad donde se especifique cuáles son primordiales para mantener ese clima y desarrollar un plan de trabajo que incida positivamente en ellos.


Es recomendable realizar pruebas para verificar el estado del clima laboral cada 3, o máximo, cada 6 meses. De este modo se podrá mantener atención constante en los temas que afectan el funcionamiento óptimo de todas las áreas o detectar a tiempo aquellos factores que necesiten ajustes y mejorarlos.




Lograr un clima organizacional saludable es una meta que se trabaja con constancia, no basta con alcanzar los estándares una vez para que los resultados se mantengan. Es necesario establecerlos como una meta fija en la empresa y poner en marcha las herramientas apropiadas para lograrlo.


Para que una empresa continúe con su sano crecimiento, no basta con generar ganancias y atraer clientes, el cuidado del clima laboral es un pilar. El tener un equipo de trabajo motivado impacta de manera positiva en el cómo realizan sus tareas y aumenta las posibilidades de alcanzar las metas.


Referencias:

El ambiente laboral, eso que siempre está y muchas veces no prestamos atención